sábado, 20 de septiembre de 2014

Recaída.

Odio la comida. La odio desde el primer puto día en que la idea de que engorda se metió en mi cabeza. Desde entonces no hace más que perturbarme, todo el maldito día. La odio como nunca había odiado a nada, no para de traerme problemas: Me hace una cerda asquerosa, me hincha, me hace sentir mal física y psicológicamente, me quita dinero, tiempo, fuerzas, felicidad.
Cómo quiero vivir sola y aislarme completamente... no tener que escuchar 3 veces al día "A comer", no tener que sentir placer cuando como, no perder el control, no meter toda esa mierda en mi estómago para luego vomitarla. Y mi madre es el bicho que está ahí todo el tiempo para recordármelo, para recordarme que valgo mierda, que lo único que hago es destruirme, que soy una malagradecida. Y yo, sigo siendo una sensible que no puede evitar llorar cuando, únicamente ella, me hace sentir de esta forma. Estoy harta de sufrir por sus estupideces, harta de vivir bajo sus órdenes, bajo la comida que ella compra, bajo su techo. Ya no aguanto más, quiero dejar de comer y morirme. Habían sido 2 meses realmente maravillosos, producto de eso no había escrito en mi blog, pues en el dejo todas mis penas y angustias, pero como nada dura para siempre tenía que volver a suceder lo de siempre. Lo peor de todo es que estoy sola. Totalmente sola. Sé que tengo a muchas personas que me aman y que harían todo por verme feliz; pero yo me siento sola, incomprendida, abandonada, desahuciada... Odio admitirlo pero extraño a un compañero a mi lado, alguien que simplemente me diga "tranquila, todo estará bien" y que con un abrazo saque toda esa angustia y lágrimas contenidas. Sí, lo admito. Te extraño A. Te extraño y te necesito, a la vez te odio porque mi dependencia por ti sigue presente, te odio por haberme abandonado, por haber destruido mis sueños e ilusiones, por haberme hecho creer que el amor verdadero existe y que realmente lo puede todo. Te odio por ser tan distinto a mí, por no concordar nunca conmigo, pero más que eso, te odio por no haber luchado por nuestro amor, por haber jugado con mis sentimientos y por haberme hecho tomar la decisión de alejarte de mi vida. Yo pensé en mí y simplemente sentí que no te importé, que por eso regresaste a donde regresaste y por eso no te costó en lo absoluto terminar conmigo. TE ODIO, y te amo a la vez, quizás un día me dijiste "Siempre te voy a amar", a pesar de que sienta odio y muchas veces aversión por tu persona debo admitir que serás siempre una de las personas más importantes en mi vida, si es que no fuiste el amor de mi vida y debo decirte que sí, siempre te amaré, aunque jamás vuelva a decirlo o admitirlo, aunque ame a otras personas. Qué rabia y pena recordarte, cómo duele respirar tu ausencia, no sentir tu olor o tus caricias, tu piel ... Realmente duele y estoy vacía por dentro. Sé que saldré adelante, siempre lo hago, pero aún así te necesito, aunque seas la persona que menos me merezca. Sigo sin entender cómo la persona que dice amarte o te amó alguna vez puede llegar a causarte tanto dolor. Es como un cuchillo que se entierra en lo más profundo de mí y que me apuñala cada vez que lo recuerdo.Has destruido mi corazón y aunque lentamente la herida se regenera, viene la maldita infección de tu recuerdo y retrocede el proceso.
Mañana dejaré de comer. Sé que es algo que todas decimos a diario, pero la esperanza es lo último que perdemos. Aquello que perdemos cuando estamos postradas en un hospital, sabiendo que esta maldita enfermedad nos acompañará el resto de nuestras vidas, y que lo único que no sale de nuestra mente es el suicido.






6 comentarios:

  1. Solo puedo decirte "Mucho ánimo" porque sí, la esperanza es lo último que se pierde y no pesa mucho ;) (chiste malo)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Animo Denisse...que tu puedes con esto y mas...te entiendo. Yo tambien echo de menos ese tranquiila todo saldra bien, acompañado de un abrazo.
    Piensa que no tenerlo es por alguna razon y que puede ser que alguien mucho mejor te este esperando con esas palabras de animo. Yo siempre creo que todo lo malo que nos pasa es porque algo muy bueno esta por venir y cuando llega lo valoramos mucho mas.
    Adelante, sigue adelante con ilusion. Que nosotras tus seguidoras estamos contigo y sabemos que saldras. mi blog: www.comermatamiasalva.blogspot.com. Date una vuelta por el por fi. besitos

    ResponderEliminar
  3. Hay días que es verdad que te sientes totalmente derrotada, triste y como si nada en el mundo te impidiera quitarte la vida. No sé, la verdad es que ante eso tengo poco que hacer excepto darte mi apoyo.

    Te sigo

    ResponderEliminar
  4. princesa animo!
    estamos en este reyno por que la comida no es nuestra amiga si no nuestra enemiga , asi que adelante , se fuerte
    crea mentiras , se habil piensa las mentiras mucho antes de que se te presente la situacion asi cuando , tengas la situacion enfrente sabras que decir!!
    un beso
    espero me leas :)

    ResponderEliminar
  5. Te entiendo perfectamente. Pero tenes que darle una sonrisa a los problemas sí o sí para no decaer tanto. Lo único que puedo decirte y: ¡muchísimos ánimos! Te sigo y leo, eh.

    ResponderEliminar
  6. real wishes: http://www.real-wishes.com

    ResponderEliminar

Tus consejos me fortalecen, tu opinión me motiva :)